ANALIZA DIFERENTES TEMAS GENERALMENTE POLÉMICOS DE NUESTRA FE CRISTIANA
PARA MOSTRAR SI TIENEN o NO SUSTENTO BÍBLICO.

"La pregunta principal que nos planteamos hoy es ¿cómo hablar de Dios en nuestro tiempo? ¿Cómo comunicar el Evangelio, para abrir caminos a su verdad salvífica en los corazones de nuestros contemporáneos, a menudo cerrados, y en sus mentes, a veces distraídas por tantos destellos de la sociedad?"... ..."La primera respuesta es que nosotros podemos hablar de Dios porque Dios ha hablado con nosotros. La primera condición del hablar de Dios es, por lo tanto, la escucha de lo que ha dicho el mismo Dios."
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

AAA La Iglesia única y universal de Cristo ¿está revelada en el Nuevo Testamento? Dios y religión ¿son lo mismo?

La Iglesia única y universal de Cristo está revelada en el Nuevo Testamento: todas las conversiones (dada por la manifestación visible del Espíritu al creyente) que se narran, se comentan o se deducen en el Nuevo Testamento se producen por la acción evangelizadora de Jesús y de los Apóstoles o de reconocidos discípulos suyos que siguen su guía y están bajo su mando, lo que demuestra su unidad universal. Lo mismo sucede con las fundaciones de Iglesias, con las cuales tienen relación o les escriben los mismos Apóstoles o discípulos suyos.

Me explico mejor. Jesús elige a los Doce apóstoles y después de predicarles mediante actos y palabras durante más de tres años, después de su muerte y resurrección estos reciben la MANIFESTACIÓN VISIBLE (no imaginada ni sentida) del Espíritu Santo en Pentecostés. Ellos a su vez comienzan la predicación y generan la conversión de muchos discípulos quienes a su vez reciben también la manifestación VISIBLE del Espíritu Santo. Sólo quienes son discípulos reciben esa conversión por transmisión directa de sus antecesores, lo que significa que por fuera de ese único Cuerpo que es la Iglesia apostólica no se puede dar la Fe o la conversión verdadera.

Lo mismo sucede con las fundaciones de Iglesias locales (Jerusalén, Antioquía, Corinto, Roma, Galacia, Acaya, Éfeso y todas las que se mencionan en la Biblia.) ya que todas y cada una de ellas nace es por la acción de los apóstoles y sus discípulos directos, o por la de los discípulos de estos. Ninguna se da por acción de alguien desvinculado de ellos, que permanecen unidos entre sí por el Espíritu, a pesar de las distancias geográficas, pues muchas veces se reúnen en una de esas iglesias locales, o viajan juntos o solos a visitarlas, o les escriben, o les envían delegados a las mismas iglesias locales, o hablan de algunas de ellas, o les envían saludos en sus cartas, o les hacen colectas en todas o gran parte de ellas para recoger fondos para alguna de ellas, o les nombran diáconos o presbíteros, lo que significa que dependen todas de ellos mismos.

Eso prueba su unidad y universalidad de acuerdo con el mandato de Jesús a sus discípulos antes de su Ascensión: “recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos en Judea, Samaría y hasta los confines de la Tierra”, (Hch 1, 8).

Estas palabras de Jesús, dichas a sus discípulos, a quienes le habían seguido, es decir, a su comunidad, a su Iglesia, la que fundara y edificara sobre Pedro y los demás apóstoles, también demuestran no solo su universalidad sino también que sólo se puede ser hoy testigo verdadero de Cristo cuando se ha recibido la MANIFESTACIÓN VISIBLE del Espíritu Santo, como la que Jesús les anuncia y la que ellos recibirían en Pentecostés (lo que equivale a ser como El en todo menos en el pecado, pues poseen su mismo Espíritu, el que guiaba a Jesús, que los guía ahora a ellos de la misma manera). Para ser hoy "testigo" de Jesús hay que haber visto "algo" o a "alguien".

En esto consiste la conversión verdadera, no la llegada a una religión. La llegada a la Iglesia que fundó Jesús es una primera conversión que es solo el inicio del camino hacia la segunda y definitiva conversión que debe vivir todo creyente. Y ésta conversión de los Apóstoles fue producto de la predicación en actos y palabras de Jesús por el Espíritu que recibió en su bautismo, a quienes la creyeron y la aceptaron en su corazón.

Y la conversión de los discípulos de los apóstoles ya "sin estar" Jesús se dió porque éstos, revestidos de la misma autoridad del Espíritu Santo que guió antes a Jesús, el que se manifestó visiblemente a los apóstoles en Pentecostés, formó en los Doce una sola Iglesia Universal, la que creció en unidad ya que por su predicación, por ejemplo enseguida del episodio de Pentecostés, después de hablar Pedro a los presentes "los que recibieron su palabra se hicieron bautizar; y ese día SE UNIERON A ELLOS ALREDEDOR DE TRES MIL", lo que significa que si hay que sumarse o unirse a la Comunidad para hacer parte integrante de la única Iglesia Apostólica.

Y enseguida dice que "TODOS SE REUNÍAN ASIDUAMENTE" (en asamblea) "PARA ESCUCHAR LA ENSEÑANZA DE LOS APÓSTOLES" (que narraban los hechos y palabras de Jesús y los dirigentes de la Iglesia Universal los enseñaban o explicaban, el Nuevo Testamento escrito no había aparecido aún), "PARTICIPAR EN LA VIDA COMÚN" (colecta de bienes repartidos a los pobres), "EN LA FRACCIÓN DEL PAN" (la Eucaristía, la que Jesús les pidió celebrar) "y EN LAS ORACIONES" (siempre la Iglesia fue orante)", Hch 2, 41-46, lo que demuestra también que lo que hacían en sus reuniones tenía como eje central la Eucaristía, como lo hace la Iglesia hoy.

Y en el versículo 47 dice que "EL SEÑOR AGREGABA A LA COMUNIDAD (a la Iglesia) A LOS QUE SE HABÍAN DE SALVAR", lo que mas claramente no puede decir que PARA SALVARSE HAY QUE PERTENECER A LA MISMA IGLESIA APOSTÓLICA FORMADA HACE 2000 AÑOS EN PEDRO y LOS DEMÁS APÓSTOLES.
No quiere decir que solo por pertenecer a ella automáticamente nos salvamos sino que es necesario pertenecer a ella para llegar algún día a experimentar la conversión y la salvación.

Ello quiere decir también que desde su mismo comienzo los discípulos DEBÍAN INTEGRARSE PARA FORMAR PARTE DE LA MISMA COMUNIDAD o IGLESIA APOSTÓLICA, CON LA QUE SE REUNÍAN ASIDUAMENTE PARA CELEBRAR LA EUCARISTÍA COMO HOY LA CONOCEMOS, LO QUE QUIERE DECIR QUE CON LA OBRA DE JESÚS y DE LOS APÓSTOLES ¡¡¡ SI NACIÓ UNA IGLESIA ÚNICA y UNIVERSAL, UNA NUEVA RELIGIÓN UNIVERSAL o CATÓLICA !!!, de la misma manera que Dios antes había fundado la Religión Judía al darle al pueblo a través de Moisés los ritos, fiestas y sacrificios que debía celebrar en la Tienda o el Templo.

Es el Espíritu Santo que habían recibido en Pentecostés y que hace presente al mismo Jesús entre los hombres, quien da la autoridad a la unica Iglesia de Cristo de transmitir la Fe verdadera. Sin esa presencia no hay Fe. Esta transmisión de persona a persona de la única Fe de Cristo, de quien la ha recibido a quien es su discípulo, hace imposible que por fuera de ella se reciba.

Jesús vino una sola vez hace cerca de 2000 años a fundar o formar una Iglesia Universal que continúe su misión y a través de la que todos los hombres, a su imagen y semejanza, alcancen la unidad universal y la salvación. Jesús no ha regresado nuevamente a formar o fundar mas iglesias, por lo que los grupos o religiones que aparecieron después, en los siglos V, XI, XII, XVI, XIX, XX o XXI, no fueron formadas por Jesús ni las asiste el Espíritu Santo que solo fue dado a su Iglesia, en la que se ha transmitido ininterrumpidamente desde entonces, que es la única autoridad válida, según la Biblia, para transmitir la Fe verdadera.

Por eso dijo Jesús al orar al Padre por los Doce: "«Padre santo, no ruego sólo por éstos, sino también por aquellos que, por medio de su palabra, creerán en mí, para que todos sean uno. Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado", (Jn 17,20-26).

Nótese que Jesús dijo que por medio de su palabra (la de los Doce Apóstoles) creerán en mí,, lo que nos confirma que solo a través de la predicación de los apóstoles (y de sus sucesores) podemos creer en Jesús al recibir su predicación y creerla, lo que hicieron efectivamente sus discípulos para recibieron la conversión, la manifestación visible del Espíritu Santo, ver Hch 10, 54; 19, 6; todo Hechos en donde se muestra la guía expresa del Espíritu a los discípulos. Eso quiere decir que no es posible creer en Jesús sino es a través de su Iglesia. Hay que ser discípulo en ella para llegar a ala conversión y la salvación.

Y ELLO QUIERE DECIR, NADA MAS y NADA MENOS, QUE SIEMPRE QUE LA BIBLIA HABLA DE QUE ALGO (la salvación, o un don, o un carisma) LOS ALCANZO POR TENER FE EN JESÚS, YO DEBO REMITIRME A ESTA DEFINICIÓN DE COMO RECIBIR LA FE, YA QUE DEBO TENER LA MISMA FE QUE JESUS DEFINIÓ DE LO QUE ES CREER EN EL, LO QUE ES TENER FE EN EL, PARA ALCANZAR LO QUE SE ME PROMETE en las Escrituras.

Y Pablo también lo dijo: "LA FE VIENE POR LA PREDICACIÓN y LA PREDICACIÓN POR LA PALABRA DE CRISTO (la que el Espíritu directamente le inspira y dice a través de quien predica, en este caso Pablo, como lo vimos en Pentecostés por medio de Pedro y los demás apóstoles, no la predicación escrita, que es un instrumento de evangelización para quien tiene el Espíritu ya manifestado en él, Rom 10, 17, como siempre la usó Jesús y lo hicieron los apóstoles.
Y Pablo era un miembro de esa misma Iglesia que le está hablando a los Romanos, a los discípulos de su misma Iglesia, a los que les está predicando a través de la Carta, lo que demuestra que la misma Escritura es producto de la Fe que vive y predica la Iglesia, y no la Iglesia producto de la Biblia, que es como nacen tantas confesiones producto de la voluntad humana, pero no de Cristo.

Entonces la Fe no es una adhesión intelectual y solitaria (o en grupos pequeños fuera de la Iglesia) a las ideas de Cristo que aparecen en la Biblia, que es como la asumen fuera de la Iglesia, sino que solo se recibe cuando escucho y acepto la predicación de los apóstoles y sus sucesores en su única Iglesia, la que formó en ellos hace 2000 años y a la única que le dio el Espíritu Santo.
¿Y cuál era la experiencia o condición de Pablo y de los demás apóstoles como predicadores? la de haber tenido la manifestación VISIBLE del Señor en el Camino de Damasco (Hch 8,1-4) y haberse llenado del Espíritu cuando un miembro activo de la Iglesia le impuso las manos (9,1-22), y de recibir la manifestación visible del Espíritu en Pentecostés (2, 1ss).
Y la recibieron por la predicación de Cristo EN PERSONA, no por Escrituras, las que no existían.

Ello quiere decir que quien predica debe haber tenido esa misma experiencia, esa misma condición interior o autoridad para que pueda transmitir la fe a los demás. Por ello dijo: "Sin mí nada podéis hacer", Jn 15, 5. Sin haber vivido esa experiencia la predicación es meramente humana y solo se hace con la razón, no con el Espíritu y eso la hace 100% ineficaz, inútil.

Por ello los Apóstoles solo pudieron sacar peces (discípulos, pues los convirtió en pescadores de hombres) cuando Jesús les dijo donde lanzar la red, que es la predicación apostólica. Y la red la lanzaron desde el interior de la barca, que es la Iglesia.

¿Y a dónde nos lleva esa fe vivida y recibida en la Iglesia? A experimentar nosotros la misma Fe apostólica, la de tener la experiencia de la manifestación visible del Espíritu que solo quien la ha vivido antes la puede transmitir, a quienes son sus discípulos directos, a quienes siguen a Jesús en su Iglesia. Por ello fuera no se puede recibir ni vivir. De la misma manera en que Jesús solo se engendró en el vientre de María por la Palabra del Angel, en nosotros solo puede engendrarse y crecer Cristo en el vientre espiritual que es la Iglesia, en la que hay definitivamente que ser discípulo.

Y la Biblia muestra que todos los discípulos de los apóstoles la tuvieron, pues en Hechos 10, 54 y 19, 6 se muestra que la recibieron los discípulos "gentiles", y en todo Hechos solo se habla de que a los discípulos de los apóstoles "el Espíritu les envió..."(13, 4), "el Espíritu le arrebató..."(8, 39), "el Espíritu les dijo..."(13, 2), etc., es decir, les guiaba expresamente pues para eso se les había manifestado, no los guiaba imaginariamente o solo sentimentalmente que es como asumo que debe suceder cuando nunca le he visto, pero no es así pues guía expresamente, manifiestamente.

Ahora, nadie ha dicho que las imágenes salvan ni que el Papa o los sacerdotes salvan. La Iglesia y las imágenes son como la Biblia, pueden inspirar o llamar a conversión pues en ellas se juntan la fe y el hombre, o la fe y el arte, para llamarnos a la conversión, para llevarnos al verdadero Cristo. El único Salvador es Jesús. La Iglesia es solo un instrumento en sus manos para que El llegue a los demás seres humanos y los salve, que es por lo que es la Iglesia, no la Biblia, la columna y fundamento de la única verdad cristiana: "Para que sepas como portarte en la Casa del Dios vivo, que es la Iglesia, columna y fundamento de la verdad", (1Tim 3,15).


Entonces, la muerte en la Cruz de Cristo no es automática, no nos da la salvación desde el Gólgota (desde allí nos la preparó de una vez y para siempre), sino que esa manifestación visible del Espíritu es la que nos aplica la Sangre de Cristo EN NUESTRO INTERIOR (por eso el Espíritu fue enviado después de la muerte y resurrección de Cristo), por lo que ya la contiene y la transmite.

El Espíritu manifestado a nosotros en nuestra realidad de vida es quien nos hace vivir en nuestro interior la muerte de Cristo en la Cruz, que es la muerte de nuestra voluntad humana, para que el Espíritu nos guíe con la voluntad de Dios, que es la resurrección. Lo dijo Pablo: "con Cristo estoy crucificado, y ya no soy yo quien vive (ya no sigue su voluntad humana) sino que es Cristo quien vive en mi (ahora sus actos y palabras expresan la voluntad de Dios que le da el Espíritu directamente)", Gal 2, 20.


¿Y de que forma llegamos a su manifestación? Jesús dijo que "solo quien coma mi carne y beba mi sangre tiene vida eterna y yo le resucitaré el último día", Jn 6, 54. Y dijo "ESTA COPA ES EL NUEVO PACTO EN MI SANGRE" (1Co 11, 25b), es decir, LA EUCARISTÍA ES EL CENTRO y ES LO FUNDAMENTAL DE LA FE CRISTIANA.

Por ello Pablo dijo: "la copa que bendecimos es COMUNIÓN CON LA SANGRE DE CRISTO, el pan que partimos es COMUNIÓN CON EL CUERPO DE CRISTO", 1Co 10, 16. Por que es LA EUCARISTÍA, junto con la PREDICACIÓN, las que nos hacen uno con Cristo y nos llevan a vivir esta experiencia de la manifestación visible del Espíritu, en donde con El morimos como en la Cruz, y resucitamos a una vida nueva, a ser seres nuevos en presencia de Cristo resucitado que nos guía directamente, PARA SER IGLESIA, VINCULADOS SOBRENATURALMENTE A ELLA PARA LLEGAR A LOS DEMÁS y COMENZAR DE NUEVO EL CICLO, "COMO RENUEVOS DE OLIVO". Por ello dijo Jesús: "cada vez que coméis de este pan y bebéis de este vino, anunciáis mi muerte (la que recibimos y por eso la anunciamos), hasta que vuelva" (11, 26, hasta que se nos manifieste visiblemente).

PARA SELLAR LA ANTIGUA ALIANZA MOISÉS REUNIÓ AL PUEBLO y DESPUÉS DEL SACRIFICIO DEL CORDERO y DE LA LECTURA DE LOS MANDAMIENTOS (sacrificio y palabra) !!! EL PUEBLO ÚNICO DE ISRAEL FUE ROCIADO CON LA SANGRE DEL CORDERO !!! COMO SEÑAL DE QUE LA ACEPTABAN, DE QUE PERTENECÍAN A ELLA PARA SER SALVADOS, Ex 24, 5-8.

EL PADRE ENVIÓ A SU HIJO A ESTABLECER LA NUEVA ALIANZA PARA QUE SU SACRIFICO EN LA CRUZ REEMPLAZARA LOS SACRIFICIOS DE CORDEROS DE LA ANTIGUA ALIANZA (los judíos no los siguen haciendo porque en el año 70 d.C. Nabucodonosor destruyó el Templo, que era donde debían hacerlos).

POR ELLO JESÚS DIJO QUE EN LA "FRACCIÓN DEL PAN" o EUCARISTÍA EL PAN ERA SU CUERPO y EL VINO SU SANGRE, POR LO QUE AL CELEBRARLA IBA A DARSE DE NUEVO SU SACRIFICIO (EL MISMO DE JESÚS, NO OTRO DIFERENTE), Y AL TOMARLA SOMOS "ROCIADOS" CON SU SANGRE, POR LO QUE ESE ÚNICO SACRIFICIO SUYO EN LA CRUZ SE HACE INTERIOR EN NOSOTROS, QUE ES DE LA FORMA EN QUE PERTENECEMOS A LA NUEVA ALIANZA y SOMOS SALVADOS POR LA SANGRE DE CRISTO DERRAMADA EN LA CRUZ.

NO EN VANO HA DICHO JESÚS QUE "«El que quiera seguirme, que renuncie a sí mismo, cargue con su cruz cada día y me siga. Pues el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mí la salvará»", Lc 9, 24.
Literalmente debemos "tomarnos" nuestra Cruz en cada Eucaristía.

ELLO QUIERE DECIR QUE ES LA EUCARISTÍA, JUNTO CON LA PREDICACIÓN, LA QUE FORMA y HACE CRECER LA IGLESIA ÚNICA PUES ES LA QUE NOS TRANSMITE y HACE POSIBLE QUE NOSOTROS SEAMOS CONFIGURADOS CON CRISTO, QUE NOS SEA APLICADA A CADA UNO DE NOSOTROS LA MUERTE DE JESÚS EN LA CRUZ, LA QUE NO NOS HA SALVADO AUTOMÁTICAMENTE HACE 2000 AÑOS, SINO QUE DEBEMOS RECIBIRLA y VIVIRLA EN NUESTRO INTERIOR PARA QUE SU SALVACIÓN NOS ALCANCE y NOS LLEVE A SER UNO CON CRISTO CUANDO EN ALGÚN MOMENTO RECIBIMOS LA MANIFESTACIÓN VISIBLE DEL ESPÍRITU SANTO.

El mismo Pablo en 1Co 10, 17 dijo también que "La copa de bendición que bendecimos, ¿no es acaso comunión con la Sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no es comunión con el Cuerpo de Cristo? YA QUE HAY UN SOLO PAN, TODOS NOSOTROS, AUNQUE SOMOS MUCHOS, FORMAMOS UN SOLO CUERPO, PORQUE PARTICIPAMOS DE ESE ÚNICO PAN", lo que es otra declaración oficial, dicha a sus discípulos en Corinto, de que la Iglesia de Cristo nace de la Eucaristía, crece por la Eucaristía y es una sola en toda la Tierra en torno a la Eucaristía.

Por ello dijo también Jesús en su oración: "para que todos sean uno" (los que creyeran a la única predicación apostólica), Jn 17, 27, lo que quiere decir que Jesús proyectó y era su deseo que su Iglesia fuera una sola en toda la Tierra, para bautizar "a todas las gentes", lo que incluye las gentes de todas las épocas, lo que configura una misión universal de su única Iglesia, que es lo que significa el término "católica".

Por eso también dijo Jesús a su apóstoles, a su única Iglesia: "El que a vosotros escucha, a mí me escucha, el que a vosotros recibe, a mi me recibe, y el que a vosotros rechaza, a mí me rechaza; y rechaza al Padre que me envió", (Lc 10, 13-16).
Estas palabras de Jesús a sus apóstoles significan, nada mas y nada menos, que CUANDO ESCUCHAMOS A LA IGLESIA ESCUCHAMOS AL MISMO JESÚS y QUE CUANDO LA RECIBIMOS A ELLA LO RECIBIMOS A EL MISMO, y CUANDO RECHAZAMOS A LA IGLESIA que fundó Jesús en los apóstoles, su Iglesia única y universal (católica) RECHAZAMOS A JESÚS MISMO y AL PADRE QUE LO ENVIÓ. Por ello no es posible ni creer en Dios ni llegar a Dios ni a Jesucristo sin su Iglesia.

Y de la misma manera confirmó que solo a través de esa misma Iglesia El concedería la salvación que nos vino a traer por su muerte en la Cruz,cuando dijo a sus mismos Doce Apóstoles, a los miembros fundadores de su única y universal Iglesia, en Mc 16, 15-20: "Y les dijo: "Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que crea y sea bautizado se salvará, el que no crea se condenará".

Jesús dice después de ratificar la misión universal de su única Iglesia, nada mas y nada menos, que solo quien crea a la predicación que El mismo hace a través de ellos, de su Iglesia, la que fundara hace 2000 años en Pedro y los demás apóstoles, será bautizado (por esa misma predicación, no solo por el rito bautismal) y se salvará, y quien no crea se condenará.

Solo con la autoridad del Espíritu Santo después de manifestarse visiblemente a los miembros de su Iglesia es que es posible la salvación de los fieles, por lo que nadie fuera de esa única Iglesia fundada por Cristo puede recibir la salvación ni salvar a nadie que pretenda seguir a Cristo a través de ellos.

El mismo hecho de Pentecostés revela que esa única Iglesia de Cristo es la verdadera y que Ella es la TOTALIDAD de la Iglesia legítima de Cristo: así como los doce hijos de Jacob formaron las doce tribus de Israel y conformaban la totalidad del pueblo elegido del Antiguo Testamento, en la Iglesia o nuevo pueblo elegido del Nuevo Testamento formado ahora por judíos y gentiles que siguen a Cristo, construida sobre Pedro y los otros once apóstoles en la unidad del Espíritu Santo, está conformada la TOTALIDAD de la verdadera, legítima y autorizada Iglesia de Cristo. Quien esté por fuera de esa única Iglesia no pertenece a la Iglesia de Cristo aunque se haga llamar cristiano.

Cuando Pablo dice "Porque todos hemos sido bautizados en un solo Espíritu para formar un solo Cuerpo —judíos y griegos, esclavos y hombres libres— y todos hemos bebido de un mismo Espíritu" (1Cor 12, 13), se refiere a quienes ya son discípulos o fieles de ésta misma y única Iglesia de la que hacen parte los Corintios, a los que les habla, comunidad que está formada por personas de todos éstos orígenes, a los que les quiere decir que por eso no deben estar divididos pues han sido bautizados en la manifestación del mismo Espíritu que ellos recibieron en Pentecostés y por ser sus discípulos les ha transmitido en la Iglesia.

Por ello no se pueden entender éstas palabras como que en cualquier lado o en cualquier iglesia o solo cualquier persona puede hacer parte de la verdadera Iglesia de Cristo sólo porque sigue la Biblia o porque dice que cree en Cristo o que lo recibe en su corazón, pues el Espíritu debe llegar a manifestarse visiblemente al creyente y sólo se recibe en esa única Iglesia Apostólica, no por la Palabra escrita.

La Fe en Cristo no nace de la relación intelectual o sentimental entre un hombre y el Jesús histórico a través de su palabra escrita, ya que la misma Biblia muestra que las conversiones que narra en sus páginas se dieron cuando el Nuevo Testamento escrito no existía aún pues comenzó a aparecer después del año 50 d.C. con las primeras cartas de Pablo, hasta el final del primer siglo con el Apocalipsis de Juan, y su uso frecuente por los fieles como un solo Libro se dio solo desde el siglo IV mucho antes de la aparición de la imprenta, por lo que era muy costoso y tomaba mucho tiempo transcribir los manuscritos, lo que impedía su uso popular entre los fieles.

La única y verdadera Fe en Cristo, tal como lo revela la Biblia, nace y se recibe como producto de la relación REAL y PRESENTE del creyente, con el Jesucristo YA RESUCITADO y presente en su Iglesia, a través de su Liturgia, pues El dijo a los discípulos de su unica Iglesia, no a cualquier persona que no estaba vinculada directamente con Él, que estaría con ellos, con ese grupo o comunidad, “todos los días hasta el fin del mundo”, lo que se comenzó a cumplir desde Pentecostés.

Esa presencia o "segunda venida" de Jesús a su Iglesia, repito, se comenzó a dar en Pentecostés, ya que fueron ellos, los Apóstoles, los que recibieron la predicación y sacramentos que Jesús les instituyó y les proclamó, como preparación de su interior para recibir el Espíritu en Pentecostés.
Jesús después de su elevación al cielo comienza a estar presente en cada uno de los miembros bautizados de su Iglesia que reciben la manifestación personal de su Espíritu Santo como la recibieron los Doce Apóstoles en el Aposento Alto.

Obviamente que el Espíritu en los discípulos de su única Iglesia se encuentra en el creyente desde el bautismo pero en forma velada y aunque puede actuar a través del creyente a éste no le es posible notar cuando eso sucede, lo que sólo le puede constar cuando ya se le ha manifestado visiblemente, donde la comunicación Jesús-creyente comienza a ser explícita y real, no velada (recordemos que es el Espíritu el que comunica la voluntad de Jesús y del mismo Padre al creyente pues Jesús les dijo a sus discípulos que cuando el Espíritu viniera iba a tomar de lo suyo, de lo de Jesús, y se los iba a anunciar a ellos para llevarlos a "la verdad completa", Jn 16, 13-14.

Aunque muchos de los discípulos de los Apóstoles cuyas conversiones son narradas en el Nuevo Testamento no conocieron al Jesús histórico, vivieron la misma experiencia de los apóstoles como si estuvieran ante el Jesús histórico, ya que lo vieron y lo escucharon a través del Espíritu Santo que se manifestaba a través de los Apóstoles, quienes lo recibieron en Pentecostés. Al recibir el Espíritu recibieron al mismo Jesús. Por eso El mismo Jesús dijo al Padre: "Yo les he dado la gloria que tú me diste (el Espíritu Santo), para que sean uno como nosotros somos uno. Yo en ellos y tú en mí, para que sean perfectamente uno" (Jn 17, 22-23).

El Espíritu Santo dado solo a su Iglesia es quien hace de cada uno de los creyentes otro Cristo, y en El todos son uno entre sus miembros, pues todos quedan configurados interiormente por El a Cristo y cada uno hace la voluntad que el Espíritu le transmite.

Por ello hacían sus mismos milagros ("Les aseguro que el que cree en mí hará también las obras que yo hago, y aun mayores" (Fp 3, 18)), y predicaban y celebraban lo mismo que El les enseñó, lo que antes de recibir el Espíritu no entendían pues es el Espíritu el que los llevó "a la verdad completa". Y así ha sucedido hasta hoy.

La única Iglesia de Cristo es el mismo Cristo para nosotros hoy. Cada discípulo convertido de la Iglesia es otro Cristo para nosotros hoy. El diácono, el sacerdote y el Obispo participan, por el Espíritu manifestado que han recibido, del mismo sacerdocio ministerial de Cristo, y los fieles bautizados y conversos participamos de su sacerdocio común.
Pablo dijo: "No soy yo quien vive, es Cristo quien vive en mí" (Gal 2, 20). ¿Y quién era Pablo? Pues un miembro de la Iglesia, un Apóstol, un Obispo. Estaba mostrándonos a todos que en la Iglesia vive Cristo, estaba mostrándonos su condición interior, lo mismo que la de todos los miembros de la Iglesia ya conversos.

Eso concuerda con lo que el mismo Pablo dijo a Timoteo: "para que sepas cómo portarte en la Casa de Dios, que es la Iglesia, fundamento y columna de la Verdad", (1Tim 3,15). Quiere decir que la Casa de Dios no es el Templo físico sino la comunidad de creyentes de la única Iglesia que Jesús formara, que es al mismo tiempo la columna y el fundamento sobre la que está edificada la Fe cristiana (Nótese que Pablo dijo "la Iglesia" en singular, una sola, la que vino desde Jesús, que es la columna y fundamento de la Verdad, no la Palabra escrita, como dicen algunos por fuera).

Cuando la Biblia habla de "la Palabra de Dios", habla es de Jesús como persona, de su Palabra viva en el Jesús histórico cuando vino y en la Iglesia posteriormente (Tradición), en donde se encuentra resucitado. Por ello dijo Juan en su Evangelio: "En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios.", Jn 1, 1. Y más adelante (4) agrega: "Y la Palabra se hizo carne, y puso su morada entre nosotros, y hemos contemplado su gloria, gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad".

Ello nos muestra que la Palabra es la persona de Jesús, no la palabra escrita, ya que Jesús no escribió absolutamente nada, y el Nuevo Testamento que habla de sus actos y palabras NO EXISTÍA cuando Jesús eligió, PREDICÓ y les dio su Espíritu Santo a los apóstoles, y estos a su vez les predicaron a sus propios discípulos y también les transmitieron su Espíritu a través de su manifestación visible, lo que demuestra que la palabra de Dios viva es la que se encuentra en la Iglesia, no solo en el Libro, que es Palabra de Dios escrita porque es un testimonio de unos actos y palabras de Jesús y de sus discípulos (de su Iglesia) inspirada por el Espíritu Santo, pero que es solo Palabra de Dios y un instrumento eficaz de predicación en las manos y en la boca de la misma Iglesia en la que se escribieron, que es donde se vive esa misma inspiración y manifestación del Espíritu.

Esto demuestra también que en la única y verdadera Fe de Dios, El y Religión son una sola cosa, una sola persona, un solo Cuerpo. La Iglesia es, lo mismo que Jesús, el Hijo que hace parte de la Santísima Trinidad, una de las tres personas que son Dios.

Me explico. De la relación con Dios del pueblo de Israel, desde Abraham, Isaac y Jacob y sus doce hijos los fundadores de las doce tribus de Israel, y de los ritos y fiestas que le estableció o impuso después de sacarlos de Egipto, nació la única Iglesia o Religión Judía, el Judaísmo, la que realizaba el culto para adorar al único Dios verdadero desde la Tienda del Encuentro de Moisés en el desierto, hasta el templo de Salomón en Jerusalén, hasta su destrucción y desaparición definitiva en el año 70 de nuestra era.

De la misma manera, de la relación de Jesús con los Doce apóstoles y por el Espíritu manifestado que les fue dado por El, y por los ritos y Sacramentos que El mismo instituyó (Bautismo, Eucaristía, Penitencia, Confirmación, Matrimonio, Orden, Unción de los Enfermos) nace una nueva y única Iglesia o Religión (la Católica o Universal) en la que los hombres a través de la Liturgia, como en el antiguo Templo judío con el sacrificio, pero en el que ahora es Jesús el Cordero, los fieles se relacionarán con Jesús hasta hacerse uno con El y con el Padre (Religión significa "religar", relacionarse).

La Fe en Jesús, con mayúsculas, por ser un misterio solo se percibe cuando se entra en él, cuando se nos revela en su Iglesia, no desde fuera. En otra iglesia que no tenga la autoridad del Espíritu Santo (y ninguna otra puede tenerla pues Dios, de la misma forma que es Uno, quiere que los hombres sean uno en su Hijo) no se puede seguir a Cristo ni recibir su conversión.

Por ello para llegar a creer, la Fe hay que celebrarla en la comunidad de creyentes que formó Jesús hace 2000 años, como lo muestran los Evangelios y el libro de los Hechos de los Apóstoles y las demás Cartas, donde ninguna conversión se dio por fuera de ella. Por eso a Jesús resucitado, que se apareció a los discípulos de Emaús y quienes no lo reconocieron cuando caminaban junto a El, sólo lo reconocieron cuando partieron el Pan, en la Eucaristía. Esta nos alimenta poco a poco para poder reconocer a Jesús en nuestra propia historia de vida.

Hoy vemos el término “Católico” como una denominación o nombre de una de las tantas “corrientes” cristianas, pero no es así. "Católica" no es un apellido o denominación de la Iglesia, es una condición o característica de la misma, su universalidad declarada por el mismo Jesús (el término, de origen griego, significa "universal" y no aparece literalmente en la Biblia pues la leemos en español).

Y el hecho de haber tantas confesiones hoy no nos deja ver claramente si una sola es la verdadera. Los cristianos de hace 2000 años hasta hace sólo cerca de 800 años no tuvieron esa confusión pues la única fe cristiana que existía era la Católica. Católico quiere decir universal, como lo quiso y lo manifestó Cristo que fuera su Iglesia, una para todos los pueblos. Y aunque haya otras confesiones, una sola sigue siendo la que puede unir o hacer uno al hombre con Dios y con su Hijo Jesucristo, por medio del Espíritu Santo.

La universalidad de la Iglesia revelada en la Biblia no se puede entender como que en cualquier parte y del modo que se me ocurra yo soy cristiano y seré salvo. Eso no es cierto. Pedro, aún sin terminar Pentecostés, iluminado por el Espíritu que desde ese momento hablaba a través de él, dijo que allí se estaba cumpliendo la promesa hecha a nuestros padres de derramar el Espíritu "sobre toda carne" (la que fue hecha en Jl 2, 28), lo que quiere decir que esa promesa que muchos interpretan como posible en cualquier lugar y en cualquier iglesia, solo se cumple en los miembros de la única Iglesia Apostólica de Cristo, y así sucede hasta hoy.
Por ello no es posible recibir la manifestación visible del Espíritu si no te encuentras con Cristo a través de quienes lo encarnan hoy en su única Iglesia. Si lo sigues fuera de ella aunque uses la Biblia estás siguiendo sus ideas o su filosofía como una ideología, pero no a la persona de Jesús, la que solo vive en su Iglesia.


La existencia de esa única Iglesia desde Jesús hasta nuestros días está probada también históricamente. El único cristianismo o Iglesia cristiana que existió desde Jesús y en los 10 siglos posteriores, fue el de la Iglesia Católica, siendo una, la única en toda la Tierra. Ello prueba que es la única Iglesia que fue fundada por Él, que es la que viene desde Jesús y es la que aparece en los Evangelios. Esa unidad y universalidad permanecen hoy en esa misma Iglesia Católica.

Muchos “cristianos”, para justificar su pretendida existencia desde los inicios del cristianismo, dicen que el emperador Constantino el Grande dividió a la Iglesia al hacer a una fracción de la Iglesia primitiva la oficial del Imperio y a otra no, fracción de la que supuestamente descenderían ellos. Nada más falso. Si ello hubiera sido así, de esa supuesta fracción no oficial hubiera registros históricos en el siglo IV, en los que la Iglesia permaneció y continuó siendo única, salvo por la secta de los Nestorianos que nació sólo en el siglo V (mucho después de Constantino) y se difundió y desapareció en Irán dos siglos después, y el Cisma de Oriente que se dio en el siglo XI, de lo cual hay registros históricos claros y se sabe perfectamente que la Iglesia Ortodoxa de Oriente nació de ese hecho como confesión independiente, bajo la guía de siempre del Patriarca de Constantinopla (es de anotar que muchas Iglesias de Oriente se separaron de la Ortodoxa y volvieron después del Cisma al seno de la Iglesia Católica y reconocen hoy la autoridad papal); y salvo el surgimiento de la secta de los valdenses que nació en el siglo XII y que se puede considerar como la secta origen del luteranismo pues éste esgrimió principios que ya habían dicho los valdenses tres siglos antes. Este movimiento se unió al movimiento de la Reforma de Lutero y Calvino en el siglo XVI, desapareciendo casi como grupo independiente.

La Reforma que dio origen al protestantismo, que se dio como una rebelión de algunos países cuyos gobernantes, influenciados por la difusión e importancia que habían tomado las ideas de Lutero, Calvino y otros reformadores y por intereses políticos del momento, declararon el protestantismo, con reglas propias distintas a las del catolicismo, como la religión oficial, principalmente en Alemania y Suiza, y persiguieron y combatieron a la Iglesia Católica que quedó en estos paises como una religión minoritaria. De éste movimiento nació la Iglesia Luterana, que mantiene su unidad universal como Iglesia independiente de la Católica.

Este movimiento de la Reforma no tiene nada que ver con la proliferación hoy de iglesias y confesiones de todo tipo que se rotulan bajo el nombre de cristianos (cerca de 30 o 40.000), independientes unas de otras según el deseo y creencias del pastor de turno, de reciente aparición y auge principalmente desde el siglo pasado, aunque tomaron algunas de sus ideas, ver nota al final de éste artículo acerca de los fundadores de las otras iglesias existentes hoy).

También en el mismo siglo XVI, en medio de la reforma protestante de Lutero, ocurrió el cisma que dio origen a la religión Anglicana, pero por otros motivos políticos muy diferentes como el que Enrique VIII en 1534, porque el Papa no le concedió el divorcio para poder casarse con Ana Bolena, se separó de la Iglesia Romana. Los Anglicanos conservan hoy su unidad (aunque de ella se ha derivado la iglesia conocida como metodista), pero sin reconocer la autoridad papal.

¿Qué sucede cuando una parte de la Iglesia, como con el Cisma de Oriente, con la Reforma y con la Iglesia Anglicana, se separan de la Iglesia para formar otra independiente de ésta? ¿Qué sucede cuando alguien forma una iglesia cristiana independiente de la Iglesia Católica?
El mismo Jesús fue claro al decir en Jn 5, 1-8: "«Yo soy la vid (el árbol de la vid); vosotros (cada creyente)los sarmientos (la rama unida al árbol). El que permanece en mí y yo en él (en unidad), ése da mucho fruto; porque separados de mí no podéis hacer nada (fuera de la Iglesia la predicación es estéril). Si alguno no permanece en mí, es arrojado fuera, como el sarmiento, y se seca (se hace estéril para dar fruto); luego los recogen, los echan al fuego y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y lo conseguiréis. La gloria de mi Padre está en que déis mucho fruto, y seáis mis discípulos."

La unidad de la Iglesia se preserva aunque haya deserciones de algunos de sus miembros. Son los que se separan de Ella los que se perjudican pues no podrán seguir creciendo unidos a los sarmientos de los discípulos que ya están por su conversión unidos a Jesús, la vid verdadera, y no podrán dar el fruto de la Fe pues interrumpen su crecimiento frustrando de esa manera la manifestación visible del Espíritu en sus vidas.

Ello muestra que la Iglesia cristiana que fundó Jesucristo es, era y sigue siendo hoy un único tronco para todas las épocas, que desde su concepción fue así planeado por Dios, el que podemos reconocer en la Iglesia hoy llamada oficialmente Católica.

Como dije arriba, Jesús vino una sola vez hace cerca de 2000 años a fundar o formar una Iglesia Universal que continuara su misión y a través de la que todos los hombres, a su imagen y semejanza, alcancen la unidad universal y la salvación.
Jesús no ha regresado nuevamente a formar o fundar mas iglesias, por lo que los grupos o religiones que aparecieron después, en los siglos V, XI, XII, XVI, XIX, XX o XXI, no fueron formadas por Jesús ni las asiste el Espíritu Santo que solo fue dado a su Iglesia, en la que se ha transmitido ininterrumpidamente desde entonces, que es la única autoridad válida, según la Biblia, para transmitir la Fe verdadera.


Y el que la Iglesia de Roma fue fundada por los mismos apóstoles y no por Constantino lo prueba el que Pablo escribe la "Carta a los Romanos", dirigida a la Iglesia de esa ciudad y que hace parte de la Biblia, EN EL PRIMER SIGLO.
A Roma se había trasladado Pedro por las persecuciones en Jerusalén. Tanto es así que en la 1 Carta de Pedro él dice en la despedida que escribe desde "la Babilonia", como era conocida la ciudad de Roma entre los judíos y los cristianos, demostrando que si vivía allá y que desde esa ciudad manejaba la Iglesia, ejercía su Papado.

Y es donde los historiadores lo ubican sufriendo el martirio crucificado boca abajo en el año 64 o 67, y lo entierran clandestinamente en la colina del monte Vaticano. Los cristianos por ser considerados delincuentes no podían ser enterrados en la ciudad, dentro de sus murallas, lo que demuestra también que la colina del Vaticano (donde no existía en ese entonces construcción alguna) estaba en las afueras y no hacía parte de la ciudad de Roma de entonces, ni era una de las siete colinas con las que se identifica a Roma por estar construida en sus laderas, la capital del Imperio Romano, que es la que Juan identifica en el Apocalipsis con la gran Babilonia. Hoy, veinte siglos después ya el Vaticano es uno solo con una ciudad de Roma que ha crecido enormemente, pero en siglos pasados cuando Juan escribió el Apocalipsis, no era así.

Desde entonces, desde la muerte de Pedro, la colina del Vaticano se convierte en sitio de peregrinación clandestina de todos los cristianos para venerar a su Apóstol y primer Papa (se construye allí un sencillo monumento columnario), misión que cumple en algunas de sus cartas (1 y 2 de Pedro) pues siendo el Obispo de Roma le escribe a las iglesias de Asia para pastorearlas y confirmarlas en su Fe, como se lo pidió Jesús.

Por ello es que Constantino, movido por su madre Helena que era cristiana y ya en el siglo IV, casi trescientos años después de haber sido fundada por Jesús en Pedro y los demás apóstoles en Jerusalén, y 250 años después de que Pedro vivió, predicó y murió y fue enterrado en Roma, le cede los terrenos donde está la tumba del Apóstol y luego en el siglo VI, dos siglos después de Constantino, es terminada de construir allí la primera Basílica con su nombre, sobre su tumba: "sobre esta piedra edificaré mi Iglesia", lo que se cumple también físicamente.

Así que el Papado está en Roma es porque Pedro, el primer Papa, vivió, evangelizó, fue martirizado y está enterrado en Roma, desde donde ejerció su función de ser Jefe de la Iglesia Universal que Jesús formó en él y en los demás apóstoles en Jerusalén del año 33.

Por ser única, Jesús la llamó “mi” Iglesia, en singular, cuando le dijo a Pedro que sobre él la edificaría (Mt 16,18). Cuando algunos de los Apóstoles se refieren en la Biblia a las Iglesias, en plural, están hablando de las diferentes Iglesias locales, particularmente hablando, que ellos o sus discípulos han fundado y que dirigen con los demás en la unidad y universalidad del único Espíritu Santo.

Y ello está mas que demostrado documentalmente por las Cartas de algunos sucesores de los apóstoles, como por ejemplo Ignacio de Antioquía, Obispo de Antioquía y discípulo de los apóstoles, pocos años después de ellos camino a Roma, donde sería martirizado, escribió siete cartas a la iglesias locales de las ciudades o regiones por donde iba pasando.

En su Carta a los Filipenses 7,1 demuestra su conexión con los apóstoles, los que personalmente, Pedro y Pablo, lo ordenan Obispo, y muestra que de ellos viene la jerarquía de la Iglesia: "los apóstoles "nos evangelizaron". Los presbíteros y diáconos fueron constituidos según el sentir de Jesucristo por su Santo Espíritu".

Lo que confirma en una de sus cartas Clemente, otro que compartió con los apóstoles, (p. 113), quien escribió cerca del año 97 acerca de la sucesión apostólica:

"Los Apóstoles siguiendo la voluntad de Dios iban a predicar, bautizar y establecer a los que eran primicias de ellos, después de aprobarlos por el Espíritu, por obispos (vigilantes).. Los Apóstoles confiaron la obra de Cristo a sus seguidores."

Lo que reafirmó mas claramente en la página siguiente: (p. 114) "Los Apóstoles por inspiración de Nuestro Señor Jesucristo tuvieron perfecta previsión del porvenir. Establecieron en El a los susodichos y juntamente les impusieron mandato para que cuando ellos murieran, otros hombres aprobados les sucedieran en el ministerio."

Y en su "Carta a los Esmirniotas" Ignacio definió a la Iglesia como Católica, como universal, como plena, demostrando que la única confesión cristiana que existía era la Iglesia Católica, la que así era ya conocida y nombrada:

"donde está Jesucristo allí está la Iglesia Católica. Sin el obispo no es lícito bautizar"


Por último, para leer las palabras del Papa Benedicto XVI acerca del lo que el Apóstol Pablo afirmó de la Iglesia en sus escritos, ver hacer click aquí

8 comentarios:

  1. Se nota que careces del conocimiento de tu biblia : y solo escribes por lo que te enseña el catolicismo . si tu investigas a los papas de todos los tiempos , tus opiniones cambiarían , y por supuesto a la inquisición, y sobre todo todas las doctrinas paganas que adapto la católica a sus enseñanzas . Pero no te enojes , en DEUTERONOMIO 4 : 28 EN ADELANTE esta escrito que esto tendría que ocurrir, en ISAIAS dice que hay un solo DIOS y que fuera de el no hay otro : Respetuosamente te aclaro que la biblia es especifica , de ti depende si no entiendes, te doy una lista de todo lo que si hace el catolicismo , y tu misma biblia lo prohíbe , Exo: 20:4 - levitico ,26:30 - Deut: 7:5 -Deut. 5:8 - Deut 27:15. - Sal 97:7. - Sal 115: 4. - Isa. 42 :8. - Isa . 44: 9. al 20. - Isa , 57, y si estos versículos no te dicen nada ignórame, pero si quieres aprender mas de los errores del catolicismo , escríbeme , fui sacerdote católico por muchos años, montescaceres@hotmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es al contrario amigo Montes Caceres. Ustedes son los que interpretan las cosas sin entenderlas, interpretándolas a su gusto y acomodo. Nosotros hemos dado en los artículos todos los argumentos bíblicos que demuestran lo que decimos, que Cristo formó una sola Iglesia hace dos mil años y que es para siempre porque dijo que nadie podía destruirla, Mt 16, 18, y que El estará con ella "hasta el fin del mundo", Mt 28, 20. Así que es falso que algún hombre pueda formar una mejor o reemplazarla después de fundada porque solo en ella podemos recibir los bienes que Cristo en persona le entregó cuando la formó. Uno no es cristiano sólo por leer la Biblia sino porque lo recibe de quien antes lo recibió de otro, en esa misma y única Iglesia.
      El hecho de que algunos Papas se equivocaran -según ustedes- no hace a la Iglesia ineficaz o mala. La prueba es que Judas se equivocó y eso no hizo al resto de los Apóstoles malos o ineficaces.
      Nosotros creemos en un solo Dios, de donde sacas que no...
      La Inquisición la hicieron estados, no la Iglesia. Lee el artículo sobre ese tema en http://lasverdadesreveladasenlabiblia.blogspot.com/2010/06/aaa-las-cruzadas-la-conquista-y-la.html
      Los textos que citas sobre las imágenes hablan de no hacerlas DE DIOSES FALSOS, Ex 20, 3... Nosotros solo las hacemos del verdadero y de sus hijos los Santos... el hecho de que ustedes no entiendan lo que es la idolatria no significa que nosotros seamos idólatras… lee estos artículos para que lo puedas aprender: http://lasverdadesreveladasenlabiblia.blogspot.com/2014/03/aaa-sabias-hermano-y-hermana-que-tu-y.html y éste http://lasverdadesreveladasenlabiblia.blogspot.com/2013/01/que-es-la-verdadera-idolatria-y-como.html...
      NO TE DEJES LLEVAR POR LO QUE TE DICE CUALQUIERA QUE ELLOS TIENEN OTROS INTERESES, NO TU SALVACIÓN... SOLO CRISTO SALVA y ESTÁ EN VIVO EN SU IGLESIA… Bendiciones...

      Eliminar
    2. Y ese cuentico de que fueron sacerdotes ya no se los cree nadie... es una simple estrategia de debate para aparentar que encontraron la verdad en otro lado diferente a la Católica... Eso no es posible porque la verdad es una persona, Jesucristo, y todo Sacerdote se ha hecho uno con Él, lo que ningún pastor ha logrado por estar formando congregaciones lejos de Jesús... No se llega a ser iguala Jesús, Rom 8, 29-30, por leer la Biblia lejos de la Iglesia única que Él formó...

      Eliminar
    3. La iglesia promitiva se llamaba la iglesia de Dios, leer en los saludos d los apostoles como la llaman en ese tienpo,( no decian iglesia catolica) decian "IGLESIA DE DIOS"

      Eliminar
  2. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  3. Puma 57, para identificar esa Iglesia de Dios que muestra la Biblia ésta debe existir hoy porqpory Jesús dijo que nunca será destruida pot sus enemigos, y debe tener HOy cerca de 2000 años de antiguedad, y sólo los tiene la Catolica, lo que demuestra que esa es la unica q formó Cristo.
    Y «catolica» es una palabra del latín que no se encuentra en la biblia q tu lees porque está en español. Y catolica significa «universal», o sea que es para el mundo entero la misma como dijo Jesus al enviarla al mundo entero a predicar el evangelio, y que sólo el que crea en Jesús creyendo a la predicación en ella será bautizado con el Espíritu Santo y se salvará. Ello demuestra que ninguna otra iglesia formada por hombres puede servir para seguir a Jesús y salvarse porq son formadas por hombres, porq Jesus dijo también q El edificaria u unica Iglesia sobre Pedro, lo q significa que debemos estar en obediencia a su sucesor el Papa para ser edificados, lo q demuestra q nadie esta siendo esificado en otra iglesia y por eso es que ustedes nunca llegan a ser imagen de Cristo, q es la meta de la fe y lo q mos hace verdaderos cristianos. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otros signos por lo q de reconoce a la unica Iglesia de Cristo por ser sus verdaderos discipulos es q vivan el amor y la unidad, los q solo vive la Católica porq al see una sola en tood el mundo estan demostrando que se aman como Jesus nos ha amado. Las sectas vivenen la division, lo q demuestra q no pueden amar como Jesus dijo q sus discipulos lo harian.

      Eliminar
  4. «En esto reconocerán todos q son mis discipulos, en q os amais unos a otros como yo os he amado.» «que sean uno como tu y yo somos uno» : el amor y la unidad... solo los catolicos los demostramos...

    ResponderEliminar

Escribe tu comentario aquí: